La mayoría de las empresas solo rascan la superficie cuando se trata de usar sus datos. Sin embargo, el uso natural de los datos en el trabajo diario no se puede prescribir por decreto, sino que primero se debe cultivar una cultura corporativa basada en datos.

Una investigación realizada por la consultora IDC, muestra que, hasta el 80 por ciento de los datos, permanecen sin procesar y no se analizan. Las empresas afrontan numerosos desafíos: muchos empleados no están capacitados en el manejo de datos y, los departamentos de la compañía, a menudo no saben a qué datos pueden acceder o usar, o no tienen las herramientas adecuadas para trabajar con los datos.

#1 La cultura de datos se basa en la confianza

Una cultura corporativa basada en datos (una cultura de análisis de datos) comienza con el “empoderamiento”. Los empleados deben estar facultados para explorar los datos ellos mismos, y poder encontrar las respuestas a sus propias preguntas. Esto también incluye un cierto nivel de confianza que los gerentes deben mostrar hacia sus equipos cuando manejan datos. Las modernas herramientas de Business Intelligence, o inteligencia empresarial, proporcionan los datos específicos que se necesitan. Business Intelligence proporciona, a todos en la empresa, acceso a los datos que necesitan, sin poner en peligro los datos confidenciales y las regulaciones de Data Governance.

Business Intelligence proporciona, a todos en la empresa, acceso a los datos que necesitan, sin poner en peligro los datos confidenciales.

#3 Preguntas, preguntas, preguntas

Una comprensión básica de cómo usar herramientas tecnológicas y métodos de análisis, es esencial para el trabajo basado en datos. Propiedades como el pensamiento crítico y la curiosidad analítica son importantes, y pueden promoverse a través de una cultura de cuestionamiento. Porque las empresas solo pueden aumentar el verdadero valor de los datos si siguen haciendo nuevas preguntas sobre sus datos.

#4 Trabajar con datos es una habilidad fundamental

Hasta hace unos años, se requerían conocimientos básicos de software de oficina (procesador de textos, hoja de cálculo…) en el currículum, y hoy esto se da por sentado. En cambio, hoy se requieren habilidades analíticas y conocimientos sobre el uso de herramientas de Business Intelligence. Aunque los especialistas en datos siguen siendo responsables de las tareas más complejas, todos hoy, desde el departamento de recursos humanos hasta el responsable de producción o marketing, deberían poder leer, comprender, comunicar y utilizar los datos como información. Las empresas deben promover estas habilidades con la capacitación adecuada.

#5 Ignora el presentimiento

Para que se desarrolle una cultura basada en datos, y los empleados estén motivados para adoptar el enfoque correcto, la dirección de la empresa debe confiar en las respuestas basadas en datos. En lugar de buscar opiniones de los mandos intermedios, los directivos deben solicitar recomendaciones basadas en datos. Deben esperar el mimo enfoque de sus equipos. Las preguntas no deben responderse con la palabra “creo”. Un manejo experimentado de los datos debe ser evidente en cada conversación.

#6 Entrar en diálogo con los datos

Cuando las aplicaciones tecnológicas avanzadas son difíciles de usar, a menudo no se usan. Si las empresas quieren que más empleados trabajen con datos, deben facilitarles el acceso a ellos de la manera más fácil posible. Las aplicaciones de Business Intelligence de autoservicio ya han reducido enormemente la barrera de acceso. El procesamiento del lenguaje natural (Natural Language Processing, NLP), la capacidad de los ordenadores para comprender el lenguaje humano, ahora reduce aún más la barrera de entrada para el análisis de datos profesional.

Los sistemas de Business Intelligence pueden convertir el lenguaje matizado y las expresiones en lenguaje coloquial, usarlos sin problemas en las consultas. Cuando las personas pueden interactuar con una visualización de datos, esto permite que más personas de todas las disciplinas planteen preguntas más profundas sobre sus datos. A medida que el lenguaje natural evolucione en la industria de Business Intellignece, irá derribando las barreras para la aceptación de la analítica, y ayudará a transformar los trabajos en empresas basadas en datos.

#7 Una cultura analítica necesita paciencia (¡pero no demasiada!)

La implementación de una cultura analítica es un proceso a largo plazo, y no se puede interrumpir. Pero las empresas no deberían esperar demasiado. Deben comenzar con los primeros proyectos que pueden servir como buenos ejemplos e inspiración para sus propias aplicaciones en otras áreas y departamentos. Sin embargo, el factor más importante es que los datos se democratizan para que todos los usuarios puedan hacer preguntas y tomar decisiones basadas en datos.

#8 Convencer con historias de datos

Si no podemos comunicar adecuadamente los resultados de nuestro análisis de datos, no podemos utilizar completamente el verdadero valor de los datos. Esta es la fuerza de visualización de datos. En lugar de sacar una sola conclusión de los datos, como es habitual en un informe estático, los métodos actuales de narración de datos otorgan un gran valor a mantener una conversación e interactuar con los datos de manera interactiva. En lugar de distribuir un informe terminado a todos los participantes en las reuniones, las visualizaciones de datos permiten un diálogo compartido e interactivo con los datos. Este método combina todos los aspectos de una cultura corporativa basada en datos: promueve una cultura de curiosidad, en la que se hacen preguntas y los empleados reciben la confianza necesaria y, sobre todo, el acceso a los datos.