Qué es Design Thinking – Objetivos

Qué es Design Thinking – Objetivos. Desarrollar la creatividad. Este es el objetivo número uno de Design Thinking.

Este enfoque, desarrollado en la Universidad de Stanford en la década de 1980, tiene como objetivo aplicar el enfoque de un diseñador para dar respuesta a un problema o un proyecto de innovación. Esta forma de pensar e innovar se basa, principalmente, en los comentarios de los usuarios.

Pero, ¿en qué consiste realmente Design Thinking? ¿Cuáles son sus principios principales y sus diferentes etapas? ¿Cuáles son sus orígenes? ¿Cuáles son las fechas más importantes en la historia de Design Thinking? ¿Cuáles son sus mayores ventajas?

Definición de Design Thinking

Primero, comencemos con el significado de Design Thinking:

Design Thinking es una metodología innovadora que transforma ideas y proyectos en acciones reales y prototipos tangibles.

Orígenes de Desing Thinking

Design Thinking nació en la década de 1950 en los Estados Unidos, cuando el publicista estadounidense Alex Osborn desarrolló la técnica de brainstorming (“lluvia de ideas”). La idea: reunir a nuestro equipo y estimular nuestra creatividad haciendo que se mezclen diferentes ideas para resolver un problema mediante la búsqueda de soluciones. Después, en la década de 1960, se creó el primer programa interdepartamental en la Universidad de Stanford. Se trataba de un programa centrado en el ser humano, cuyo objetivo era hacer que los miembros piensen en diferentes temas.

Luego, en la década de 1970, Robert H. McKim publicó Experiencies in Visual Thinking. Desarrolla los diferentes preceptos del Design Thinking. Preceptos que serán desarrollados, en gran medida, en los años siguientes por Peter Rowe, quien publicó un trabajo titulado ‘Design Thinking’ en 1987.

A continuación, en 1992, David Kelley y Tim Brown, de la agencia de diseño IDEO, desarrollaron una nueva forma de resolver problemas. Son los primeros en implementar realmente el concepto de Design Thinking para innovar.

En 1999, IDEO lanzó el desafío de crear un nuevo carrito de supermercado: todo en 5 días. Para lograr esto, los diseñadores, profesionales de logística, médicos y otras personas involucradas, configuraron su método de resolución de problemas.

En la década de 2000, aparecieron más y más publicaciones sobre Design Thinking. También se realizan numerosos seminarios sobre el tema, y se imparten cursos a estudiantes, para enseñarles los conceptos básicos de este método de innovación. En 2012, incluso se crearon tres escuelas de Design Thinking, en París, Beijing y Tokio.

Principios fundamentales de Design Thinking

¿Cuál es el estilo de vida de las personas en la sociedad? ¿Cuáles son sus hábitos de consumo? ¿Cuáles son sus temas de conversación, sus deseos? Para innovar, todos estos factores deben tenerse en cuenta.

Design Thinking tiene como objetivo responder a una necesidad, ya sea explícita o no. Por lo tanto, es importante confiar en ciertos métodos antropológicos, como la observación, la inmersión o la construcción conjunta con los usuarios.

Unir las múltiples competencias de la empresa hacia un objetivo común

El objetivo de Design Thinking es reunir a profesionales de marketing, ingenieros y diseñadores. Al combinar todas estas habilidades, el objetivo es poder identificar un problema y evaluar el entorno en el que evoluciona, encontrar la innovación, la solución que resolverá este problema y, finalmente, diseñar el formulario que encarna mejor el concepto.

Es un verdadero proyecto de colaboración en la organización, que promoverá el trabajo en equipo y mejorará la gestión del proyecto.

Dar vida a un proyecto significativo en un tiempo record

¿La idea? Completar de manera efectiva y rápida un producto o servicio. Al igual que en la forma en que trabajan los diseñadores, Design Thinking se basa en la creación de prototipos de ideas. Cada idea debe tomar una forma para ser visualizada mejor, para ser probada y mejorada.

Además, Design Thinking permite trabajar en una lógica de co-creación, en constante diálogo con personas que no tienen la misma experiencia, los mismos hábitos de trabajo o las mismas formas de trabajo. Esto promueve la inteligencia colectiva y nos permite avanzar juntos, de una manera muy concreta.

Diferentes etapas de Design Thinking

¿Cuáles son las diferentes etapas de Design Thinking? Rolf Faste, director de la sección de diseño de productos en la Universidad de Stanford, definió las siguientes siete etapas de Design Thinking.

#1 Definición

Esta primera etapa de Design Thinking marcará el ritmo en todo el proceso de creación. De hecho, en esta etapa se define un “desafío” específico a resolver. Se exponen los elementos a tener en cuenta, y los que deben excluirse totalmente de la solución final. Finalmente, se identifican los entregables de la solución.

Estos entregables pueden tomar la forma de un sitio web, como una página de destino o landing page, o una página de adquisición de clientes, si el desafío se relaciona con el lanzamiento de un nuevo servicio online.

También puede tomar forma de pantallas de aplicaciones móviles para imaginar el viaje del usuario. Un plan estratégico es también un ejemplo de entregable para “desafíos” relacionados con las actividades de una empresa. También puede ser un objeto físico para construir, por supuesto.

#2 Investigación

Esta parte identificará los diferentes “puntos débiles” o problemas encontrados por el usuario a lo largo de su recorrido como cliente. el proceso se realiza en un embudo y, por lo tanto, es necesario abrir tanto como sea posible los campos de problemas para luego perfeccionar nuestras elecciones en el momento de la ideación. Es una fase de exploración.

Por ejemplo, en el caso de la empresa Kollori, cuya misión es hacer que los espacios de trabajo sean más fáciles de usar por los empleados, el recorrido del cliente se establecerá durante la semana laboral de los empleados.

Con respecto a los “puntos débiles”, los ejemplos rápidamente identificables serán los correos electrónicos demasiado numerosos para ser tratados en un día, las largas reuniones a menudo improductivas o, incluso, un puesto de trabajo mal organizado.

#3 Ideación

Ahora, todos aportan ideas, sin ninguna barrera. El objetivo: encontrar soluciones para satisfacer las necesidades del cliente. Esta tase de ideación, efectuada sola y luego en grupo, es impulsada por un momento de inspiración, donde cada participante aprenderá sobre las innovaciones del sector.

Este proceso creativo y participativo es esencial para encontrar ideas innovadoras que resuelvan un problema real.

#4 Prototipado

Luego viene la etapa de “creación de prototipos”, durante la cual comienzan a desarrollarse proyectos de productos o servicios. La etapa de “creación de prototipos” en Design Thinking es una fase clave, porque permite a los miembros del grupo “hacer” y embarcarse en el experimento.

Es esta fase creativa la que hace que Design Thinking sea único, en comparación con otras metodologías de innovación.

#5 Selección

Luego viene la etapa de “selección”. En general, se realizará una primera preselección teniendo en cuenta las limitaciones de tiempo, presupuesto o, incluso, viabilidad técnica.

Después, sigue una sesión de pitch por grupo pequeño o individualmente. Los diferentes participantes debatirán, dejarán de lado sus diferencias, y deliberarán sobre la elección de la idea más innovadora, factible y rentable para el proyecto.

#6 Implementación

La “implementación” consiste en escribir un plan de acción, otorgar responsabilidades, y definir los recursos necesarios para la implementación del proyecto.

Esta fase es esencial para supervisar el proyecto. Cada departamento trabaja en conjunto para definir una hoja de ruta de producto viable.

#7 Prueba y aprendizaje

Por último, pero no menos importante, el “aprendizaje” proporciona comentarios / feedback de los usuarios. Este momento de las pruebas en vivo revelará los sentimientos hacia el nuevo producto o servicio, y su experiencia.

El objetivo: saber si la solución cumple con los objetivos establecidos desde el principio, si es viable, y si se deben realizar mejoras.

Ventajas de Design Thinking

Design Thinking implica un nuevo método que tiene muchas ventajas. En primer lugar, las empresas que practican esta forma de trabajo siempre serán mucho más creativas. Siempre estarán por delante de las empresas competidoras y pueden innovar más fácilmente.

Crear una fuerte cohesión inter-servicio dentro de la empresa

Design Thinking hace posible crear vínculos muy importantes entre los diferentes polos de una empresa. Ofrece la posibilidad de trabajar transversalmente, capacita a los equipos y valora su trabajo.

Configurar una cultura de trabajo basada en creatividad, test e iteración

Design Thinking permite el cuestionamiento permanente. De hecho, trabajar de esta manera implica pensar rápidamente, buscar nuevas ideas, tomar decisiones y probar cosas nuevas rápidamente. Y, por lo tanto, a veces, cometer errores o tener que reajustar ciertos parámetros.

Las startups y las grandes compañías web, como Facebook, Google, Amazon o Twitter, usan Design Thinking con mucha frecuencia. Este método de trabajo les permite evolucionar constantemente. Y moverse más rápido y más eficientemente que la competencia en mercados cada vez más competitivos.

Colocar al usuario en el centro del enfoque de innovación

Finalmente, estas empresas trabajan con más empatía. Intentan constantemente ponerse en el lugar de los usuarios, comprender sus hábitos y sus deseos. Esta forma de trabajar crea inteligencia, y permite a estas compañías ser pioneras e innovar al crear una experiencia de usuario memorable.

También permite repensar completamente un modelo de negocio en una organización, mediante el lanzamiento de un proceso de innovación (innovación de producto, innovación disruptiva, innovación tecnológica).