Las empresas necesitan adaptar su forma de trabajar y transformarse digitalmente para seguir siendo competitivas.

Las pymes representan el 95% del entorno económico en España. La digitalización de las pymes es, por tanto, un factor clave de competitividad para que estas empresas puedan sobrevivir a la competencia europea e internacional.

Con la ayuda de la digitalización, la eficiencia de la empresa se puede optimizar en términos de su estrategia, su producción y sus relaciones con los clientes.

#1 Datos

El uso de datos digitales cambia la relación con el flujo de información en la empresa. El intercambio se vuelve más fácil y rápido. Los datos se pueden transmitir en tiempo real, y están disponibles de inmediato, de manera que se puede mejorar la capacidad de respuesta de la empresa.

Si su empresa es como la mayoría, hoy estará luchando por transformar grandes cantidades de datos en información útil, que le ayude a tomar mejores decisiones y conseguir mejores resultados empresariales. Por ejemplo, la visualización de datos le ayuda a comprender rápidamente qué le están diciendo los datos de su empresa.

#2 Producción

En la producción, la digitalización permite a la empresa recurrir a sistemas o máquinas totalmente automatizados. Esto incluye poder realizar un seguimiento de la producción con precisión, por ejemplo, utilizando una aplicación móvil. Si surge un problema, se puede resolver de forma rápida y remota. Un instrumento de este tipo no solo garantiza la trazabilidad, con la que se pueden encontrar rápidamente los errores, sino que también ayuda a evitar los errores por adelantado.

#3 Clientes

Las relaciones con los clientes también están cambiando como resultado de la digitalización. El progreso digital permite una identificación más precisa de las necesidades y expectativas de los clientes. Esto se traduce en que la empresa puede adaptar mejor sus servicios a su grupo objetivo de clientes.