¿Cómo puede la función financiera utilizar la Inteligencia Artificial de manera estratégica?

La Inteligencia Artificial (IA) cubre una amplia gama de conceptos nuevos y antiguos. Por ejemplo, los sistemas expertos, que se basan en árboles de decisión o scripts de instrucción, y permiten la automatización de determinados procedimientos. Inteligencia artificial en la función financiera: contribución de la IA a las finanzas, y cómo podemos usarla realmente.

La IA, a menudo, se divide en tres familias de aplicaciones:

  1. aprendizaje automático (machine learning),
  2. procesamiento del lenguaje natural, y
  3. robótica.

Todas estas aplicaciones derivan su “inteligencia” de sofisticados métodos estadísticos.

Lo que la IA puede hacer de forma inteligente en relación con un ser humano es extremadamente limitado. No tiene conciencia, no puede entender un texto para resumirlo, no puede tener una conversación (el test de Turing).

Como tal, la inteligencia artificial no es realmente “inteligente”. Pero ciertamente puede proporcionarnos un gran apoyo, gracias a la capacidad informática para almacenar grandes cantidades de datos y calcular más rápido y con mayor precisión que nosotros, los humanos.

Así, la combinación hombre-máquina es lo que importa, y lo que marcará la diferencia.

Construir organización más inteligentes con IA

La IA puede afectar a nuestra estrategia empresarial, al ayudarnos a construir organizaciones más inteligentes. Pero no se desarrollará por sí sola, de forma autónoma. Son los humanos de la organización quienes crearán las interacciones necesarias entre humanos y máquinas.

Las personas adecuadas, combinadas con los ordenadores adecuados y el software adecuado, harán la organización más inteligente. Para probar este punto de manera simple: un humano con acceso a Google y Wikipedia es mucho más capaz que por sí solo.

Las aplicaciones de IA varían enormemente en alcance y naturaleza, y depende de cada empresa identificar qué es mejor para ella.

En finanzas corporativas, la dirección financiera debe desempeñar un rol activo en la transformación de su empresa, aprovechando las soluciones basadas en inteligencia artificial ya existentes, y de aplicación inmediata para:

  1. mejorar los ingresos, y
  2. reducir los costes.

Veamos algunos ejemplos.

Mejorar los ingresos con inteligencia artificial

La facturación es la suma de todas las transacciones individuales generadas por el departamento de facturación. Cada transacción individual contiene mucha información sobre el cliente, el producto o servicio que se vende, el precio, el momento de la transacción y su pago, incluso el nombre del vendedor, la cadena de suministro involucrada, etc.

Esta gran cantidad de datos es lo que a la IA le gusta absorber y explotar. Al estructurar los datos de manera adecuada, la IA puede ayudar a encontrar patrones de comportamiento y estructuras de datos para responder preguntas como la sensibilidad y elasticidad de los precios, el perfil de los clientes más rentables, el perfil del producto o servicio más rentable, la zona geográfica más rentable, lo más vendido, etc.

Análisis y calidad de los datos en IA

El análisis de estos datos puede permitir deducir el comportamiento futuro del cliente, la predicción de tendencias o preferencias futuras. A partir de estas deducciones, la empresa puede ser más eficiente en el desarrollo de nuevos productos o servicios.

Los datos también se pueden cruzar con información externa, como el clima o las condiciones económicas (inflación, tipos de cambio, etc.), ofertas de la competencia y mucho más.

En otra área, el proceso de cobrar los pagos de los clientes puede ser respaldado por una herramienta de inteligencia artificial que analiza el perfil de cada cliente, y ofrece un descuento o alguna otra forma de pago, mientras verifica el perfil de riesgo de cada cliente.

Del mismo modo, un empleado de servicio al cliente que responda preguntas de clientes potenciales por teléfono, puede beneficiarse de un sistema de reconocimiento de voz avanzado que intenta interpretar las preguntas planteadas por ese cliente. Este sistema de reconocimiento de voz puede sugerir respuestas al empleado para acelerar el proceso de respuesta. Por el momento, estos sistemas no pueden ser completamente autónomos, deben asociarse con individuos reales.

Reducir costes con inteligencia artificial

La gama de posibilidades es infinita, pero enumeraremos algunos ejemplos.

#1 Pagos a proveedores

Un sistema de reconocimiento de imágenes puede analizar las facturas de proveedores, e ingresar toda la información necesaria en el sistema de contabilidad en segundos. Puede procesar cientos de facturas por hora, ahorrando mucho trabajo manual.

#2 Cierre mensual

Análisis de datos inteligente para conciliar automáticamente cuentas bancarias.

Procesamiento automático de resultados financieros según diferentes estándares contables: IFRS, US GAAP.

#3 Normativa del cliente

Análisis de datos inteligente para asignar los pagos recibidos a la factura correcta.

Analizar a los clientes insatisfechos y recomendar mejoras.

Automatizar el árbol de decisiones que conduzca a la estrategia óptima para cobrar los pagos de los clientes individuales.

#4 Control de gestión

Producir presupuestos y previsiones detallados basados en algoritmos de predicción inteligentes.

Generar un análisis en lenguaje natural de los cuadros de mando más habituales.

#5 Auditoría

Análisis de datos aplicado a cuentas bancarias, cuentas de proveedores, cuentas de nómina, etc., para identificar pagos dobles, importes anormales, fraudes…

Inteligencia artificial en la función financiera

Todas estas aplicaciones están, ya, disponibles de inmediato. Forman parte de ofertas fiables, probadas y maduras. El camino a seguir es tomarse el tiempo para evaluar todos los diferentes departamentos de la empresa y tener conocimientos de inteligencia artificial para identificar los trabajos manuales y repetitivos existentes, y reemplazarlos con soluciones inteligentes.

El uso estratégico de la IA es una mentalidad necesaria al más alto nivel de la empresa. Esta actitud debe ser inherente al equipo directivo. Estas técnicas no son necesariamente costosas. Algunos de estos proyectos tendrán un retorno de la inversión de menos de un año.

En nuestro entorno competitivo, las empresas más exitosas serán aquellas que comprendan y utilicen la IA en su beneficio. Aquellas que no lo hagan, se quedarán atrás.

Inteligencia artificial en la función financiera