Análisis de datos o el uso orientado al valor de grandes cantidades de datos

El avance de la digitalización conduce a un crecimiento constante en la cantidad de datos a los que se enfrentan las empresas. Lidiar con esta avalancha de datos determina en última instancia la competitividad futura en su propio segmento de mercado. ¿Cómo se las arreglan las empresas para sacar un balance positivo de su potencial de datos? ¿Cómo puede mejorar la creación de valor de sus datos?

Aumentar la satisfacción del cliente y al mismo tiempo reducir los costes del proceso ya no es un imposible con la ayuda de las últimas técnicas de análisis. Una palabra clave que se usa a menudo en este contexto es el término análisis de datos. Esto incluye todos los procesos, pero también las tecnologías de inteligencia artificial (IA) que se utilizan para recopilar, almacenar y analizar datos. las tecnologías de IA no solo permiten el análisis de enormes cantidades de datos a través de algoritmos, sino que también permiten la comparación y estructuración de las características de los datos.

La atención se centra en obtener conocimientos que impulsen el crecimiento del conocimiento y, al mismo tiempo, mantengan o amplíen aún más la capacidad innovadora de una empresa. La detección de patrones y conexiones también permite el desarrollo de áreas de negocio previamente desapercibidas, y el desarrollo posterior de la gama anterior de servicios de una empresa.

Si bien el uso del análisis de datos ya es parte de la vida cotidiana de muchas grandes corporaciones, las medianas empresas aún se muestran bastante escépticas acerca de estos desarrollos. Sin embargo, un análisis de datos utilizando este enfoque trae ventajas que no deben ser descuidadas.

Además de una visualización clara de los datos, se puede lograr una mejor comprensión de los mercados y competidores, así como un aumento en la eficiencia de los procesos centrales de la empresa. Después de todo, una buena visión general permite una perspectiva en numerosas áreas problemáticas. Tome sus decisiones futuras con base en datos sólidos.