¿Por qué adoptar una estrategia de Business Intelligence? Alcanzar los objetivos e impulsar el rendimiento: los beneficios son muchos y muy estratégicos. Veamos una visión general de estas oportunidades.

Adoptar una estrategia de Business Intelligence es un esfuerzo que merece la pena para todos los integrantes de la organización, no solo para los responsables de la toma de decisiones.

Explotar nuestro mayor tesoro

Cada día, nuestra empresa genera miles de datos procedentes de todas nuestras actividades. Y la cantidad de datos que generamos no deja de aumentar. Business Intelligence nos ayuda a gestionar este ingente volumen de datos. También ayuda a realizar referencias cruzadas con datos externos (proveedor, cliente, competencia, marketing, legal…), atos humanos (edad de los empleados, antigüedad, salarios, tiempo empleado en proyectos), datos de productos (tiempo de producción, ventas, márgenes de distribuidores, volúmenes de productos terminados o de materias primas), datos relacionados con nuestro presupuesto… Como podemos comprobar, los datos se conjugan en plural. Pero este enorme flujo de datos, realmente es nuestro mayor tesoro. Simplificados, centralizados y transformados, todos estos números tienen el poder de proporcionarnos indicadores de decisión que pueden cambiar nuestro plan de estratégico de trabajo. Comprender en profundidad cómo funciona nuestra estructura, y qué genera, es un factor de éxito decisivo.

Obtener una visión de 360º

A partir de nuestros datos, ya limpiados y centralizados en un almacén de datos (Data Warehouse), nos beneficiaremos regularmente de Dashboards – Cuadros de Indicadores y de los KPI (indicadores clave de rendimiento). Y todos estos datos podrán obtenerse visualizados de forma atractiva y ágil. Esta capacidad de leer datos es un punto fuerte: consultados cada día o cada semana, compartidos como equipo o proyecto en una reunión, estos Dashboards – Cuadros de Indicadores serán nuestro brazo derecho para realizar un balance de las actividades y así poder anticipar acciones futuras. Identificar la evolución de las ventas, de las devoluciones, los movimientos de nóminas… En un abrir y cerrar de ojos, nuestros equipos podrán obtener una visión general de la empresa.

Gracias a una mayor visión, tomar las decisiones adecuadas

Un responsable de toma de decisiones, que disponga de mejor información, vale por dos: los indicadores proporcionados por Business Intelligence son muy útiles, tanto para dar soporte durante el proceso de toma de decisiones, como para que las decisiones tomadas sean mucho más acertadas. Pueden evaluar el desempeño de la empresa en su ecosistema competitivo (integrando datos externos), o la actividad de cada uno de los departamentos (RR.HH., finanzas, cadena de suministro, etc.). Permiten proyectar el futuro, para evaluar el pasado y, por lo tanto, para modelar la actividad actual, reduciendo efectivamente los errores de decisión al poder confiar en datos y números fiables. Al final, un Dashboard – Cuadro de Indicadores es un sistema de alertas: nos avisará en tiempo real de que existe un problema, que antes podría habernos pasado desapercibido o que habríamos tardado meses en detectarlo. Esta capacidad de acción rápida y directa nos ahorrará tiempo y dinero considerable.

Homogeneizar la estrategia corporativa y romper los silos

Las hojas de ruta, que son importantes para la Dirección, son siempre un desafío a imponer de manera uniforme a los diferentes equipos, especialmente si están localizados internacionalmente. Reforzar la comunicación, las palabras de la alta dirección, transmitir los objetivos a través de los directivos… No faltan las iniciativas para que todos los empleados miren en la misma dirección y compartan no solo la misma cultura corporativa, sino también los mismos intereses. Business Intelligence permite alinear la estrategia empresarial para todos los departamentos en torno a una referencia, y a partir de los mismos datos compartidos. Cada Dashboard – Cuadro de Indicadores perfeccionará la estrategia empresarial, adaptada a cada departamento. Al usar las mismas herramientas, los mismos datos, nuestros equipos reducirán los riesgos de trabajar en silos y moverse en diferentes direcciones.

Acelerar al desempeño: hacerlo más ágil

Sin lugar a dudas, Business Intelligence contribuye a que una empresa sea más ágil. Acelera la lectura de la actividad de la compañía, pero también el tiempo de reacción y el tiempo para compartir esta información con los equipos. Business Intelligence de “autoservicio” permite a los usuarios crear sus propios informes e interactuar con sus datos en cualquier lugar. Business Intelligence también simplifica mucho la vida en una organización: al ingresar datos en cientos de hojas de cálculo de Excel, o en interfaces “similares a Excel”, muy fácil de usar, nos permite ahorrar un tiempo que anteriormente se dedicaba a la recopilación de datos. Este es particularmente el caso de Recursos Humanos, que regularmente realiza campañas de recolección de empleados y se está ahogando en los datos, o los directores financieros que dedican mucho tiempo a trabajar con los datos. Este ahorro de tiempo es también una oportunidad para que los equipos se centren en tareas de mayor valor agregado.