Crear una empresa y hacerla prosperar no es una tarea simple en ningún momento. Demanda esfuerzo, conocimiento y estrategia. Mantenerla saludable exige que muchos frentes de actuación estén activos, y tal vez el principal de ellos sea la gestión de recursos financieros, es decir, el dinero que entra y sale de la empresa.

La inteligencia empresarial, o Business Intelligence (BI), es una de las maneras que, en la actualidad, mejor permite organizarse estratégicamente para lidiar con el mercado.

Business Intelligence engloba el proceso de recolectar, organizar, analizar, compartir y supervisar la información que sustenta la gestión de la empresa, y la contabilidad es una de las herramientas que más ayuda en la recolección de esos datos.

La contabilidad es vital para cualquier compañía, ya que a través de ella se tiene acceso a datos vitales para la toma de decisiones de gestión. Para dar una idea de su potencial, veamos cinco aspectos de la contabilidad como herramienta clave a la hora de aprovechar el potencial de Business Intelligence.

Planificación de inversiones

Activos, pasivos, ingresos, costes, gastos o productividad, son sólo algunos de los aspectos que se pueden observar a través de una buena contabilidad. Teniendo una idea completa de lo que entra y sale de la empresa, es posible saber cuánto se tiene que invertir. Cuando existe la necesidad, o la oportunidad, se sabrá exactamente cómo realizar la inversión sin que se produzcan impactos negativos para la empresa. Los beneficios son previsibles cuando se dispone de los datos contables en orden, así como la planificación de los gastos. Con ello, el responsable de la toma de decisiones estará siempre un paso por delante del mercado. Con la actual tecnología, es fácil mantener la casa en orden, tener información de calidad e informes que realmente coloquen a la empresa en la senda del crecimiento.

Planificación tributaria

Gestionar los tributos es importante, pues muchas sanciones inciden sobre quien olvida, pierde o descuida tributos. Conocer lo que se debe a la Administración es importante. Si nos mantenemos al día con las obligaciones tributarias, así como el hecho de mantener históricos de transacciones, se garantiza que siempre se disponga de registros y se eviten problemas.

Acceso a crédito

Poseer un control financiero riguroso, permite a la empresa tener una mayor facilidad en su acceso a crédito con bancos y proveedores, por ejemplo, así como ampliar el conocimiento y confianza de los socios en el progreso y crecimiento de la empresa. Es posible conocer la salud de la organización para tomar medidas cuando sea preciso y, también, para aprovechar oportunidades de crecimiento cuando surjan.

Acciones de marketing y ventas

Es a través de la contabilidad que se gana dinero, y se mantiene. Una estrategia de marketing, ventas, buenos procesos y un producto excelente no duran mucho cuando los recursos se pierden por una gestión deficiente o inadecuada. Hasta la torre más alta se cae sin unos fundamentos fuertes y un mantenimiento adecuado. La contabilidad es el alma de la empresa. Es en la contabilidad donde están registrados los hechos, lo que la empresa hizo y lo que dejó de hacer. Disponer de una contabilidad transparente, transmite seguridad a la hora de hacer negocios. Es el reflejo de la empresa. La falta de atención a la contabilidad, puede acarrear problemas que van desde irregularidades, hasta pérdidas grandes de recursos, ya por robos o por oportunidades no aprovechadas.

Lamentablemente, por no aprovechar el potencial de Business Intelligence en los datos de la contabilidad, muchas empresas pierden inversiones y oportunidades de crecimiento.

El secreto del éxito es utilizar estos datos disponibles para estar siempre por delante.