Cómo utilizan las empresas nuestros datos de las redes sociales

Las nuevas tecnologías ponen a disposición grandes cantidades de datos sobre nuestros hábitos, intereses y deseos, que se pueden rastrear a través del uso de la red.

Nuestra actividad en las redes sociales no es más que una fuente de información sobre nuestro comportamiento. Y esta gran cantidad de información que anteriormente no estaba disponible o, mejor dicho, no podía ser gestionada, ahora permite elaborar un perfil más completo de todos nosotros.

¿Cuáles son los aspectos positivos para las empresas y para los consumidores?

Esta gran cantidad de datos, que proporciona una imagen más clara de los posibles consumidores o usuarios de bienes y servicios que las empresas proporcionan, también les permite operar con mayor eficiencia y eficacia. Sin Big Data, esto también podría conseguirse, pero con mayores costes e invirtiendo muchísimo más tiempo.

¿Cómo lo aprovechan las empresas?

Los enfoques pueden ser diferentes. Las grandes empresas, a menudo poseen una cantidad importante de datos, independientemente del uso de las redes sociales, y pueden crear un almacén de información del que extraer el perfil ideal y real de sus consumidores de forma independiente. Las empresas medianas y pequeñas no tienen esta capacidad de innovación tecnológica y, a menudo, esta actividad se delega en empresas que realizan estudios de mercado, investigación de marketing o bases de datos.