Data + Decisions 2018 ESADE

Los Data Managers son los responsables de aportar visión de negocio para orientar y liderar los análisis de datos.

A medio plazo, la estrategia pasa por capacitar a más personas de la organización para que puedan explotar los datos y desarrollar pequeños modelos estadísticos, expandiendo aún más el uso de datos a toda la compañía.

Según el estudio ‘Adopción e impacto de los big data y la advanced analytics en España’, elaborado por el Institute for Data-Driven Decisions de ESADE, el 55% de las compañías no tienen cultura de toma de decisiones basada en datos. Pero la realidad es que el porcentaje es mucho mayor, ya que el estudio se basa en empresas avanzadas por definición. Y esta falta de cultura ‘data-driven’ es la principal dificultad para que las empresas puedan iniciar su transformación digital.

Ahora, las herramientas son más asequibles, más fáciles de implementar, y más completas tanto a nivel de preparación del dato como de gestión de los modelos, incluso de automatización de estos modelos.

Una start-up empieza de cero y tiene una cultura del análisis constante de los datos desde el primer momento. Analizan desde el principio todos los procesos internos para mejorar y ser más eficaces. En la empresa tradicional es muy difícil cambiar perfiles y roles, y formar a la gente para que trabaje de forma diferente. Un ejemplo claro: el conocimiento del cliente es el objetivo número uno de las empresas que integran datos, y un cambio claro para la empresa sería reemplazar un expertise basado en la intuición o en años de experiencia por algo que se sostenga con datos y modelos.

¿Qué aporta realmente el análisis de los datos a las compañías, ya sean medianas o grandes?

Los casos de usos principales son de dos tipos. El primero es mejorar la eficiencia interna, y el segundo es de crecimiento externo, es decir, para conocer mejor al cliente, lo que permite hacer propuestas más ajustadas y una política de promociones más eficiente, por ejemplo.

¿Cuáles son los retos inmediatos para las compañías respecto al Big Data?

Para las empresas grandes o medianas es la democratización del acceso y el consumo del dato, que pasa por repensar cómo se organizan los proyectos. Hay que pensar como una start-up. Muchas empresas que ha construido un centro de excelencia en datos se ven y trabajan como una start-up, con equipos reducidos trabajando de forma ágil. El gran reto es ser capaz de ser mucho más ágil en el despliegue de las iniciativas y no pensar en proyectos de transformación complejos y largos. Hay que trabajar los proyectos como casos de uso más verticales y cerrados, y gestionados de forma más ágil, con equipos que pasarán de un caso de uso a otro, involucrando áreas funcionales de la empresa que hayan mejorado su relación con el dato.