OKR (Objectives and Key Results, Objetivos y Resultados Clave) es una metodología de gestión utilizada por las empresas para definir su estrategia, establecer e intensificar su enfoque y, a continuación, conectar sus objetivos con los objetivos individuales de cada uno de sus empleados. Los empleados, a su vez, priorizan su trabajo en función de estos objetivos establecidos.

Propósito de OKR (Objetivos y Resultados Clave)

Los OKR (Objetivos y Resultados Clave) son útiles para aclarar principalmente las tareas más importantes de la empresa. Con frecuencia, las prioridades se definen para el período de tres meses. Especialmente cuando las compañías están luchando con la escasez de recursos, el uso de OKR vale la pena. El uso correcto de los recursos existentes está claramente definido.

Además, OKR crea transparencia entre los empleados para que puedan organizar mejor su trabajo y, sobre todo, correctamente. Vinculando a esto está la creación de un mejor flujo de comunicación. En resumen: los OKR son indicadores importantes para medir el éxito y para vincular las estrategias corporativas con la planificación a corto plazo.

Elementos Clave

¿Qué son los Objetivos?

En este contexto, un Objetivo significa dónde deseamos estar, por un lado, como empresa, y, por otro lado, también la dirección en la que la empresa tiene que moverse. Comencemos por definir de 3 a 5 objetivos para la empresa, el equipo o a nivel personal. Los objetivos deben ser ambiciosos, cualitativos, de duración determinada y viables.

¿Qué son los Resultados (Clave)?

Los Resultados Clave, por otro lado, definen una parte medible en el camino hacia la meta. En retrospectiva, los resultados clave se pueden utilizar para evaluar la ruta hacia el destino, así como el destino en sí. Podemos imaginar esto de forma similar al salto de altura: los KRs (Resultados Clave) definen la barra sobre la que una empresa tiene que saltar.

Definamos un máximo de 3-4 resultados medibles para cada objetivo. Los Resultados Clave deben ser medibles, factibles y difíciles, pero no imposibles. Los resultados del OKR son a menudo numéricos, pero también podemos dividirlos en alcanzado / no alcanzado, o también binario.

Uso de los OKRs

Una vez que se definan los OKRs, debemos comunicarlos a todos los interesados, y debemos asegurarnos de todos los entiendan. Si es necesario, revisemos los OKRs con todos y creemos una redacción común. Si los empleados trabajan con los OKRs, los actualizarán regularmente, preferiblemente semanalmente.

Los Objetivos (Resultados Clave) deben ser tan exigentes que un logro de al menos el 70% sea posible, pero un logro del 100% sea poco probable. Si el 100% se ha logrado una y otra vez, los OKRs no han sido lo suficientemente ambiciosos. Sin embargo, no se establece ninguna bonificación para lograr los objetivos, ni tampoco se simplifica su no logro.

La flexibilidad es un concepto clave. Si los objetivos de la empresa, del equipo o los objetivos personales deben cambiar, esto también debería aplicarse a los OKRs.

Beneficios de los OKRs

La ventaja más importante es, sin duda, que las visiones y los objetivos de la empresa siempre se explican a los empleados. Por lo tanto, conocen las expectativas que deben afrontar y también pueden coordinar su trabajo con otros equipos y departamentos dentro de la empresa. Este es otro paso importante hacia la alineación.

Si los OKRs se definen y utilizan de manera efectiva de manera regular, su implementación en el flujo de trabajo diario no es un gran desafío. A menudo toma algunas horas verificar los OKRs.

¿Cuándo debería nuestra empresa usar OKRs?

Si va a implementar una nueva herramienta de gestión en su equipo o empresa, definitivamente debería considerar los OKRs. Los OKRs no son demasiado difíciles de presentar a las empresas, y el ejemplo de su uso en Silicon Valley muestra cuán prometedores pueden ser.