En este post vamos a conocer a fondo que son los OKRs Objectives and Key Results (Objetivos y Resultados Clave). Se trata de una metodología orientada a la gestión de empresas que fue desarrollada por Andrew Grove, ex CEO de Intel Corporation, y popularizada desde que fue implementada por Google.

La esencia de la metodología OKR Objetivos y Resultados Clave tiene por objetivo optimizar la ejecución de tareas que, en principio, parecen extremadamente banales, simples de ser ejecutadas, pero que, en realidad, presentan innumerables problemas en el día a día de las organizaciones.

Al establecer ciclos bien delimitados para todas las actividades, lo que implica un seguimiento constante de los resultados observados y la vinculación de objetivos a corto plazo a cada uno de ellos, OKR guarda como promesa una mejora significativa en la forma en que una empresa es gestionada.

Qué son los OKRs – Objetivos y Resultados Clave

La metodología OKR se muestra como una gran herramienta al servicio de la gestión empresarial. Y, al contrario de lo que muchos pueden pensar, cualquier organización, ya sea una gran multinacional o un pequeño negocio familiar, puede valerse de los beneficios de la implementación de OKR.

Y, para ejemplificar mejor las aplicaciones de OKR, vamos a tratar sobre sus objetivos, que se resumen, básicamente, en la relación expuesta en el propio nombre: Objectives and Key Results, Objetivos y Resultados Clave. En otras palabras, tenemos objetivos vinculados a claves de resultados. Veamos un ejemplo para que todo quede más claro.

Una firma de servicios contables comienza a invertir en presencia digital en busca de captar más clientes. Supongamos que el objetivo de la empresa, en un primer momento, es convertirse en referencia en la región donde está ubicada en la oferta de soluciones B2B, como planificación tributaria y gestión de flujo de caja.

Para llegar a ese objetivo por medio de la metodología OKR, varios pequeños objetivos serán establecidos, y estos estarán vinculados a metas. Veamos en la práctica cómo debe funcionar:

  • Objetivo: convertirse en referencia en la región donde está ubicada en la oferta de soluciones B2B a través del marketing digital.
  • metas OKR:
  1. Ranking de 5 palabras clave en, al menos, las tres primeras posiciones de Google.
  2. Aumentar la tasa de apertura de correos electrónicos procedentes de la newsletter en un 30%.
  3. Aumentar la tasa de conversión de leads en un 15%.

Condicionantes para los objetivos y metas

Los objetivos, de manera general, deben contener metas desafiantes para la organización como un todo. Al mismo tiempo, deben referirse a algo memorable y que sea capaz de involucrar a nuestro equipo.

Las metas (resultados clave), a su vez, deben ser fácilmente cuantificables, de modo que quien sea responsable de supervisarlas sepa observar fácilmente si las entregas necesarias están siendo hechas. Además, no conviene establecer más de cinco objetivos, dadas las dificultades de trabajar en varios frentes al mismo tiempo.

Organización en top-down y bottom-up

El éxito de la implementación de OKRs pasa necesariamente por la estructuración de las metas y objetivos que movilicen todo el cuadro funcional de la organización, y no sólo a los colaboradores que ocupan cargos directivos.

Cuando las deliberaciones para esa metodología parten «de arriba hacia abajo», se clasifican como estructura top-down. Por otro lado, cuando se trata de una discusión a través de toda la estructura de la organización, algo que involucra a la mayoría de los equipos de trabajo, recibe el nombre de bottom-up – «de abajo hacia arriba».

Los expertos en OKR señalan que una proporción adecuada para la elección de los objetivos y metas sería algo en la proporción del 40% de las decisiones «top down» y del 60% «bottom-up». Tal división haría que un núcleo duro de la empresa estableciera prioridades estratégicas para el futuro de la organización, a la vez que todo el conjunto de colaboradores no quede fuera de la mayoría de las decisiones.

Ventajas de adoptar la metodología OKR

Ahora que ya sabemos qué es OKR y cuáles son sus aplicaciones, expondremos una especie de resumen sobre las principales ventajas de adoptar esta metodología OKR:

Segmentación de tareas para la optimización de resultados

La situación de trabajar con pequeños ciclos de actividades aporta la gran ventaja de poder supervisar constantemente los resultados, y promover  eventuales intervenciones en nuestra estrategia, si algo está fuera de lo esperado.

Aplicabilidad a todas las realidades

Como ya se ha mencionado, OKR puede aplicarse a organizaciones de diferentes tamaños, e impactar positivamente en la gestión de la empresa. El esfuerzo que se debe realizar es el de compatibilizar los objetivos y las metas con la realidad de la organización. Al final, no es nada razonable anhelar algo que esté mucho más allá de nuestras posibilidades.

Observación de resultados a corto plazo

Otra gran ventaja guarda relación con la posibilidad de alcanzar resultados a corto plazo. Esto se debe a que OKR contrae la idea de planificación tradicional, en la que todas las actividades deben obedecer a un cronograma extremadamente rígido y enmarcado en grandes ciclos.

OKR x Planificación estratégica

Una duda común surge cuando el tema de qué es OKR tiene que ver con una confusión con el concepto de planificación estratégica. Después de todo, ¿estamos hablando de la misma cosa?

Ciertamente, no. Esto es así porque la planificación estratégica se propone emprender un esfuerzo de planificación más amplio y con mayores pretensiones, lo que implica tratar cuestiones como:

  • elaboración de un programa de acciones;
  • definición de estrategias;
  • análisis de escenarios;
  • definición de objetivos.

Podemos percibir que algunos puntos convergen con la metodología OKR, sin embargo, la forma de ejecutar las actividades presenta diferencias significativas. La idea de ciclos de corta duración, por ejemplo, orientada a segmentar tanto como sea posible las etapas de ejecución de las actividades, no está contemplada por la planificación estratégica.

Otro punto de divergencia pasa por la definición de la planificación que, desde la perspectiva de la planificación estratégica, debe ser hecha necesariamente por los principales líderes de la organización, sin pasar por las demás instancias.

¿Y qué no estaría contemplado por el OKR y lo está por la planificación estratégica? Básicamente, sería la compatibilización de oportunidades ofrecidas por el entorno externo de actuación de la organización.