Power BI | Benefizia

Que los datos son el petróleo de la era digital es algo bien conocido. Los datos impulsan nuevos modelos de negocios, y contribuyen a mantener a la compañía en funcionamiento sin problemas. Pero esto requiere el uso de aplicaciones de Business Intelligence (BI) que permitan recopilar, evaluar, documentar e interpretar esta información.

A través del análisis de datos, o Data Analytics, las herramientas de BI proporcionan perspectivas, bases de decisión y previsiones. BI ha sido, durante mucho tiempo, indispensable para los emprendedores y los directivos. El próximo año 2019 va a ser particularmente emocionante en el campo de la inteligencia empresarial o inteligencia de negocio (Business Intelligence, BI), porque las expectativas son altas, la demanda aumenta decididamente, y el potencial está lejos de agotarse.

Business Intelligence tendrá más potencia, incluso para más datos

Según estimaciones de la consultora Gartner, 8.400 millones de dispositivos en red ya están en funcionamiento. Para 2020, se espera que haya más de 20.000 millones de dispositivos capturando datos sin cesar. Internet of Things (IoT), o Internet de las Cosas, es una red de generación de datos aún inimaginable. El intercambio constante de información entre sistemas, personas y ‘cosas’, crea enormes cantidades de datos. Y Big Data se transforma en Very Big Data.

Para gestionar estas inmensas montañas de datos, procedentes tanto de fuentes internas como externas, las compañías necesitan sistemas de Business Intelligence potente, pero también sencillos de manejar. El análisis en tiempo real y las extrapolaciones forman la base para implementar los conceptos de la Industria 4.0. Ayudan a las organizaciones a reaccionar inmediatamente a los cambios en el comportamiento de los clientes, y en las demandas individuales de los clientes.

Mayor autonomía de los usuarios de Business Intelligence en la empresa

Las soluciones de Business Intelligence son cada vez más fáciles de usar. Como resultado, el uso ya no es un dominio de especialistas tecnológicos. Las aplicaciones de autoservicio hacen que los usuarios sean más autónomos.

Gracias al acceso instantáneo al análisis de datos actualizados, los directivos de todos los niveles pueden tomar decisiones de manera más rápida y ágil. Esto requiere herramientas de análisis inteligentes, potentes y fáciles de usar.

Los sistemas de Business Intelligence aprenden y se hacen inteligentes

Cada vez más sistemas de Business Intelligence están siendo enriquecidos con funcionalidades de Inteligencia Artificial (IA). La tendencia hacia el aprendizaje automático, es decir, hacia los sistemas de autoaprendizaje, se está intensificando.

Gracia a la Inteligencia Artificial, las herramientas de Business Intelligence pueden determinar de forma independiente las relaciones entre los datos y derivar nuevos hallazgos a partir de las relaciones. Los usuarios podrán concentrarse más en las preguntas, en lugar de construir laboriosamente modelos de datos.

Uso de lenguaje natural en lugar de códigos de programación

Según Gartner, el 90% de todas las plataformas de Business Intelligence más modernas, podrán procesar el lenguaje natural en 2019: “la generación de lenguaje natural (NLG) quiere habilitar el BI de próxima generación”.

Cada vez más usuarios utilizarán, cada vez más, los servicios de una herramienta de BI. Las preguntas diferenciadas sobre problemas complejos serán posibles, incluso sin un conocimiento tecnológico profundo por parte del usuario.

La demanda de analistas de datos será mayor que nunca antes

Con el auge de la inteligencia y la autonomía de las plataformas de análisis, surge la pregunta de si, en el futuro, incluso los especialistas en datos serán necesarios. ¿No puede el software hacer su trabajo mejor, más rápido y de forma más económica?

Al realizar cálculos y demostrar relaciones, los sistemas de BI modernos adquirirán un rol de liderazgo. Paradójicamente, sin embargo, el flujo de datos se traducirá en que los ingenieros de datos experimentarán una mayor demanda en el futuro.

Para comprender y evaluar la multitud de diferentes fuentes de datos, los profesionales del análisis de datos deben revisar, evaluar y proporcionar datos a los usuarios de los diferentes departamentos de la empresa. Al mismo tiempo, se producirá una creciente demanda de especialistas que, no solo saben plantear las preguntas correctas, sino que también están capacitados para comunicar las respuestas de una manera orientada hacia el grupo objetivo (marketing, ventas, finanzas, logística, producción…).

Business Intelligence se convierte en una disciplina creativa

Las funcionalidades ampliadas y las posibilidades de aplicación, así como un número cada vez mayor de fuentes de datos, despiertan a Business Intelligence del sueño en el que estaba sumergido.

Gracias a la entrada de voz natural, a las funciones de autoservicio y a la disponibilidad en dispositivos móviles, el número de usuarios va a aumentar sin cesar. Como resultado Business Intelligence se está convirtiendo, cada vez más, en una disciplina creativa, accesible para los profesionales de cualquier función de la empresa.

Por lo tanto, dejémonos inspirar en nuestro trabajo diario por las posibilidades creativas de las herramientas de Business Intelligence.